martes, 10 de febrero de 2009

El sibarita accidental (V): El Samaritano, otro destello alamedano

martes, 10 de febrero de 2009
Un rayito de sol se abre paso entre los nubarrones en la Alameda. El local, heredero de La Boca Agua (que se fue a pique), tiene ventanales generosos y por unos minutos soñamos despiertos que no estamos ya en lo más crudo de este crudo invierno.

Dos menús del día, 20€
1 botella de agua para bajar el postre, 1,20€
Total (2 personas): 21,20€

Decoración popera para un local pequeñito aunque desahogado. Mucha luz natural, que es más ecológico y sube la moral en invierno.

Servicio que ni aporta ni estorba. Un poco como los buenos árbitros de fútbol, que lo son porque pasan desapercibidos.

Comida con altibajos. El menú consiste en una tapa, un plato y un postre, y aunque la nota general es más que aceptable, flaqueó en el momento más inoportuno. A saber: bien la tapa de berenjenas rellenas, la de verduras gratinadas a los tres quesos y el plato de pollo relleno de trigueros con bacon y queso de cabra, pero había expectación con el plato de carrillada con semillas de mostaza amarilla y miel. La salsa, espectacular, pero la carne era sospechosa, ni rastro de la ternura que se le presupone. Los postres, eso sí, grandiosos: una tarta de queso y un bizcocho de zanahorias con chocolate.

Precio justo. Las tapas están más carillas de lo que se maneja en esto del tapeo sevillano, pero es que precisamente se salen de lo que es el tapeo típico sevillano. Los platos son baratos. El menú, bastante apropiado para comer bien ya que lo haces fuera de casa.

Conclusión: bastante decente, pero no sé si es suficiente para la competencia tan dura en la Alameda de Hércules.

Por ANTONIO EME

0 reacciones:

Publicar un comentario

 
El blog de retahila.es. Design by Pocket